La Isla Santa Clara

28/06/2018 - Un rincón de obligada visita

Fotos de Carlos Bengoa, Sonia Urreisti, Javier Sánchez, Mikel Grdey, Easoflyers y Cris Ale.
Fotos de Carlos Bengoa, Sonia Urreisti, Javier Sánchez, Mikel Grdey, Easoflyers y Cris Ale.
Rincones.

Uno de los rincones de obligada visita en la City está justo en mitad de su bahía, donde llama la atención una pequeña y coqueta isla, resguardada por los montes Igeldo y Urgull y abarcando al frente un maravilloso espectáculo paisajístico.

En verano suele llenarse de bañistas pues además de bellas calitas y agradables paseos hasta el Faro, hay una taberna donde siempre se agradece alguna bebida y hasta menús para quienes tengan la fortuna de coger mesa.

No hay mejores tardes que las de Junio todavía con poca gente sentado con un buen libro, una cervecita y un plato de mejillones. Terminando el verano se repite la suerte solo que esta vez el sol se pone coincidiendo con la salida de la última motora, por lo que el espectáculo queda garantizado.


Aunque mucha gente acude en piragua, veleros, padel surf, colchonetas y hasta nadando desde Ondarreta con escala en los gabarrones, lo más normal sería hacerlo en las motoras de la isla, otro icono de la ciudad, que desde hace 76 años dirige la familia Isturiz.

Cada media hora desde las 10,00 hasta las 20,00 y siempre que la mar lo permita, salen motoras desde el puerto que en apenas seis minutos ya nos dejan en el embarcadero de la isla. Horarios que se amplían en la Semana Grande de Agosto para ver los fuegos artificiales en mitad de la bahía.

www.motorasdelaisla.com  

La Isla de Santa Clara fue declarada centro histórico nacional hace ya cuatro décadas, si bien dicen los geólogos que hace muchísimos años, San Sebastián tenía dos islas, la actual y Urgull entre la Parte Vieja y Gros. Procesos de sedimentación unieron Urgull con la ciudad formando un terreno donde se construyó la actual Parte Vieja.

El nombre de Santa Clara viene del convento que en la isla tenían las religiosas clarisas y de hecho en la parte de la isla que mira al Peine del Viento quedan los restos del lavadero. Más siniestro será conocer que a la isla llevaban a los afectados por la peste a fin de no contagiar a los habitantes de la ciudad.

La ermita de Santa Clara fue convertida más tarde en el actual Faro donde vivieron familias de muchos fareros pero actualmente está deshabitado y en mal estado. Desde el observatorio de Igeldo se activa cada noche este Faro situado en la parte más alta y con fabulosas vistas.


Hay varios miradores muy cotizados durante las regatas de la Bandera de La Concha.



Pero citar a la isla es citar al gran Iturri, uno de esos personajes únicos y especiales de Donosti, un dinamizador de la isla, preocupado en su tiempo por arreglarla, cuidarla y advertir a los responsables del Ayuntamiento de sus deficiencias. Ya fallecido, un busto recuerda a Iturri entre la pequeña playa y la taberna.


La isla celebra cada 11 de Agosto con una misa romería, el día de Santa Clara de Asís y a finales del verano los habituales de la isla, la Asociación de amigos de la isla, organiza concursos, comidas y chupinazos.

Lo cierto es que hay muy buen ambiente siempre, que con marea baja su playita y la calita de la zona del bar son especiales, que el paseo hacia los merenderos de la parte alta tiene vistas únicas de la ciudad y que en mareas altas de Septiembre el agua cubre el paseo del bar con lo que la chavalería se lo pasa en grande.


Carlos Bengoa